Pages Navigation Menu

“Renuncio porque me pagan mucho”, dijo un trabajador de la India

Un empleado tecnológico en la India renunció por sentirse culpable de su salario. Esa situación lo llevó a un tipo de depresión diagnosticada como psicósis esquizoafectiva.

Un hombre de 32 años, residente en la ciudad de Bangalore, ha renunciado a su trabajo ya que sentía que sus empleadores estaban pagándole demasiado dinero. Además, esta culpa por percibir un sueldo tan alto lo llevó a un tipo de depresión diagnosticada comopsicósis esquizoafectiva.

El asunto ha puesto nuevamente en los medios hindúes el debate sobre la situación de los asalariados en aquél país asiático.

Sin embargo, el neuropsiquiatra que trata al hombre, Dr. Vinod Kulkarni, cree que esta acción no se debe a razones salariales, sino que habría sido causada por la condición psicológica que el sujeto padece, principalmente fomentada por el estrés laboral.

Esto puede demostrarse fácilmente ya que este hombre, que lleva ocho años de experiencia en el área de tecnología, ganaba 40.000 rupias (unos 650 dólares); mientras que expertos consultados en India indican que alguien en su puesto y con su experiencia posee un salario de alrededor de 60.000 rupias.

“Se debe a una disputa entre las ambiciones ilimitadas y las capacidades limitadas. Podría también deberse a ciertos cambios bioquímicos que ocurren en el cerebro. Su disciplina los pone en un estado mental en el que, incluso si hacen un pequeño error, pensarán que han cometido un imperdonable pecado y que deben castigarse a sí mismos por las consecuencias. Tienden a desarrollar un complejo de inferioridad.” dijo el Dr. Kullarni.

Aclarando que el hombre está recibiendo tratamiento e insistiendo en que no es un caso aislado, el Doctor añadió: “Unas semanas atrás, tuvimos al gerente de un banco que pensó que había varios otros colegas que eran superiores a él, y sintió que ellos debían recibir el ascenso que a él se le había ofrecido”.

En la terapia que el hombre recibe, se le intenta hacer ver sus méritos y logros a fin de que reconozca el talento que posee. “Ya le estamos suministrando antidepresivos”, añadió el Dr. Kullarni.

 

Minuto Uno

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *